top of page

3 pasos a considerar en el proceso de escritura - PARTE I

Me gusta el cine. Déjenme comenzar por ahí. Es por eso que me gustaría contarles de 3 pasos a considerar en el proceso de escritura. Al finalizar esta lectura prometo que todo tendrá sentido. Si leen hasta el final, de paso, encontrarán un secreto sobre mi proceso de escritura que no le he comentado a nadie nunca…hasta ahora.


Camarógrafo usando una cámara de cine
«El cine es parte importante de mi vida»

El proceso de producción de una película parte de la preproducción. Un momento específico, previo al inicio de la filmación, donde tanto el director como sus distintos departamentos colaboran mutuamente para darle forma a la idea, a la premisa, al concepto, al guión, al vestuario, a la fotografía, y tantos más detalles que nos daría un buen rato comentar.


Posterior a eso, cuando ya todos esos elementos están listos, comienza la producción de la película, lo que conocemos como la filmación ó grabación. Aquí es donde entran los actores que vemos en pantalla.


Finalmente, viene la post producción, cuando vemos los detalles finales de la película. Su edición, sus efectos, la música, el sonido. Al estar todo eso listo, la película se «enlata» y se distribuye en los distintos cines alrededor del mundo para su exhibición y disfrute del público.


Ahora bien, ¿qué tiene que ver eso con el proceso de escritura?


Pues que de esa misma forma es como yo me aproximo al proceso creativo.


Soy un escritor de mapa, de esos que necesitan planificar el más mínimo detalle previo a teclear una sola letra. Es por esa razón que, para dolor propio, mi proceso de planificación (preproducción) es realmente extenso y exhaustivo. Necesito primero mapear toda la historia. De donde vengo y hacia donde, donde inicio y donde termino.


Máquina de escribir
«La planificación es demasiado importante para escribir un libro que tenga sentido»

Sumado a eso, genero también todo un sistema de ritmo («pacing» en inglés), que es lo que me va a ayudar a que la historia tenga fluidez y que cada capítulo haga que se mueva la historia.


Con el sistema de ritmo y con el mapeo de la historia ya puedo comenzar a dividir los distintos capítulos para poder acomodarlos de acuerdo a la estructura de historia que haya escogido. En mi caso, al escribir thrillers, me guío por varios elementos como lo son el «contrato» y el «contador». El contrato es que misterios le estoy prometiendo al lector al comenzar la novela. Aquellos misterios («mistery boxes» si sos fan de Abrams como yo) que vamos a ir implantando en el lector que, ojo, hay que responderle en algún momento de la historia.


El reloj, a nivel personal, es el más importante. Debe haber algo en la historia que presione al protagonista a avanzar en la historia. Puede ser un familiar secuestrado que tiene que salvar en 24 horas. Puede ser un reloj de arena que al acabar significa la muerte de alguen importante. Algo debe hacer sentir la presión del tiempo y de que todo debe pasar rápido.


En el siguiente post del blog, vamos a hablar un poco del proceso de escritura (producción) que uso cuando ya voy a teclear. Pero antes el secreto de escritura que les quería compartir: cuando estoy escribiendo, me gusta hacer un montaje fotográfico en el que aparezco sosteniendo un libro falso que es, en mi mundo, un best-seller. Eso me ayuda a motivarme y sentir desde ya que la historia vale la pena. Les prometí algo al principio y se los estoy cumpliendo al final. Esto es un ejemplo de «contrato».


Nos leemos pronto.

24 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page